REFORMA
REFORMA

Ocho estados reportaron tasas extremas de homicidio doloso azotados por la incursión del CJNG de acuerdo con el Índice de Paz México, elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz.

Se trata de los estados gobernados por Morena, como Zacatecas, Baja California, Colima, Sonora, Morelos y Michoacán, así como las entidades administradas por el PAN, Chihuahua y Guanajuato.

El documento documento fue presentado hoy y revela que a nivel nacional la paz en México mejoró apenas en un 0.2 por ciento en 2021.

«Si bien la gran mayoría de los estados mejoraron en términos de paz en 2021, la calificación nacional experimentó solo una mejora marginal. Esto refleja el grado en que la violencia en una minoría de estados está impulsando niveles elevados de violencia en México», advirtió el diagnóstico.

«A pesar de las mejoras recientes, la tasa de homicidios de México se mantiene en niveles históricamente altos, con 26.6 muertes por cada 100,000 habitantes, lo que supone más de 34 mil víctimas. Esto equivale a aproximadamente 94 homicidios por día en 2021», destacó el reporte.

En contraste, puntualizó, México ha aumentado su inversión en las fuerzas armadas para hacer frente a los crímenes de la delincuencia organizada.

«Desde 2015, el gasto militar aumentó en un 31.3 por ciento, para llegar a casi 167 mil millones de pesos, el nivel más alto registrado. Esto contrasta con reducciones en el gasto en seguridad pública del 37.2 por ciento y en justicia del 7.5 por ciento», alertó el estudio.

«En términos per cápita la violencia nos costó costó a cada mexicana, a cada mexicanos, hasta 38 mil pesos. Es decir, el País reaccionando a la violencia, no preveniéndola, no reparando daños», dijo Carlos Juárez, director en México del Instituto para la Economía y la Paz, durante la presentación del informe.

En 2021, refirió el informe, más de 44 mil personas en México fueron desplazadas a nivel nacional por la violencia en eventos de desplazamiento masivo. Esto es más del doble que en 2016, el siguiente año más alto registrado.

«Los desplazamientos se dispararon en agosto de 2021, momento en el que, según los informes, 10 mil 475 personas huyeron de sus hogares.

Casi la mitad de estos desplazamientos ocurrieron en un solo municipio, Tepalcatepec en Michoacán, debido a que el CJNG lanzó una ofensiva violenta contra los residentes y las fuerzas de la Guardia Nacional.

«Además, este tipo de violencia ha provocado desplazamientos masivos en estados donde antes los eventos de desplazamiento eran poco frecuentes, como Zacatecas», añadió.

«Si bien esta violencia del crimen organizado, ha sido persistente y es lo que más nos llama la atención, desafortunadamente hoy por hoy esta violencia criminal persiste y se entrelaza con otras violencias que también han ido a la alza, por un lado las violaciones a derechos humanos por la militarización y por el otro la violencia contra las mujeres, se ha recrudecido», indicó Sandra Ley, investigadora del CIDE y participante en la presentación.

«Sí hay una relación entre el crimen organizado y la violencia contra las mujeres, en particular el control territorial que los grupos criminales buscan ejercer en las comunidades, los lleva a generar violencia contra las mujeres, tanto para reclutarlas forzadamente como para generar cooperación o como parte de la diversificación criminal».

Y CRECEN FEMINICIDIOS

El número de feminicidios registrados en México, destacó, ha crecido también rápidamente en los últimos siete años.

«Representaron el 19.8 por ciento de los homicidios de mujeres en 2015, esta proporción aumentó al 26.8 por ciento en 2021 (…) el aumento registrado en los feminicidios está en línea con los aumentos en los casos registrados de violencia familiar y violencia sexual en México», expuso.

Cristina Burgos García, doctora en Derecho Penal y también panelista, cuestionó si las autoridades de Nuevo León, en el caso de Debanhi Escobar, el crimen organizado está detrás, lo que sería una de las razones por lo que la Fiscalía no investiga el caso.

«O no le entran o persiste la impunidad, pues no se ha podido llegar a la verdad en el caso Debanhi ¿Está involucrado el crimen organizado en los feminicidios como en el caso de Debanhi? ¿Por qué no se quiere llegar a los perpetradores? ¿Quién está atrás?», cuestionó Burgos.

El informe también exaltó que el País ha experimentado un aumento de la violencia hacia las fuerzas de seguridad, figuras políticas y periodistas.

Benito Jiménez
Agencia Reforma


Los comentarios están cerrados.