AUXILIO

El gobernador Alejandro Tello insistió al gobierno de México que a Zacatecas lo consume la delincuencia y que, sin apoyo federal, esta otra epidemia costará un alto saldo, así que se apela a los compromisos del presidente López Obrador. Recordatorio: los muertos son para todos los niveles.

Ahora fue el indignante asesinato de un distinguido médico, pero cada vez son más entre las víctimas infantes, adolescentes, profesionistas, comerciantes y, sobre todo, policías. “En el límite”, permanecemos a la espera de los supuestos refuerzos acordados, hace casi quincena, con la secretaria de Seguridad, Rosa Icela Rodríguez.

El tema tampoco pasó desapercibido en la Legislatura, donde Omar Carrera habló por el caso de Fresnillo y, olvidándose de que arriba está la Cuarta Transformación, concentró el reclamo contra el estado. En lo que se reconoce el de Morena tiene razón es que el secretario de Gobierno, un tal Érik Muñoz, anda lejos de la inseguridad y muy entretenido con los partidos. ¿Salimos de uno malo para irnos a uno peor?

 

CÓMO CAMBIA

En otra de encuestas, con la misma que movió el tapete a los guindas por quedarse atrás en los distritos federales, para la gubernatura el panorama sigue a favor de Morena, según Massive Callerm, pues David Monreal encabeza con 38 puntos y Claudia Anaya trabaja para alzar su 26.8 por ciento.

Nada más que, en la semana de los informes de auditorías de la 4T y de los otros datos del presidente López Obrador, a Monreal Ávila se le perdieron 3.5 puntos, el descenso más pronunciado en el inicio de año. En tanto, Anaya Mota recuperó 3.1 del bajón que tuvo hace unos días. Y los indecisos otra vez suben y suben.

Será por eso, comentan los chismosos, que este fin de semana seremos agraciados con la visita del presidente López Obrador, que este viernes llega a Zacatecas al bastión priísta: Pinos, a lo que llaman la Universidad del Bienestar; también estará en la capital, donde se podría saber la suerte del primer edil Ulises Mejía, y en Fresnillo, en apapacho al alcalde Saúl Monreal.

 

HUMO TRICOLOR

A estricta puerta cerrada, sin celulares y bien vigilados, por fin hubo humo tricolor y el PRI entregó los respectivos dictámenes de procedencia a 22 candidatos a alcaldes y cinco para diputados locales, que juntos son más o menos todos los aspirantes que tiene Morena en cada ayuntamiento.

Entre los ungidos por el dirigente estatal priísta, Enrique Flores, y la candidata Claudia Anaya, resaltó ganona Antorcha Campesina, dispuesta a prender a la 4T. Sobre Fredy Barajas, Osvaldo Ávila se confirmó como el “milusos” para Guadalupe, llevando de la manita a César Ortiz, por la reelección en Trancoso.

Otras de las definiciones donde saltaron las dudas fueron las de Héctor Bernal, el de la CNOP, para Ojocaliente, y Alán Murillo, Sombrerete. Pero donde sí se volaron la barda los del Revolucionario Institucional fue con sus arropados para las curules del Congreso del Estado, con una lista de la que destacó Jehú Salas, ex secretario de Gobierno, a quien ya le gustó que le paguen por no hacer nada.

 

EL GRADUADO

Pero que no se vaya a creer que los tricolores la tienen fácil, pues lo quemado todavía nadie se los quita y, para recordarlo, tuvo a bien salir el ex gobernador Miguel Alonso, en el justo momento, es decir, mientras apenas se repartieron el pastel en la sede del PRI. ¡Qué oportuno!

En sus redes sociales, Alonso Reyes presumió que “su alma mater (de la otra no sabemos)”, le dio el grado de “maestro en gobierno y políticas públicas”. Lo que todavía no se sabe es si el título es un eufemismo de “posgrado en corrupción”, para lo que, insisten todas las lenguas, el ilustre priísta sería doctor honoris causa.

Con la petición de desafuero contra el gobernador panista de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, a quien la FGR acusa de delincuencia organizada, en Zacatecas hay quienes todavía no pierden la esperanza en que le toque a el turno a Alonso. Mientras y por los dos, ahora ¡que salgan los albiazules locales!


Los comentarios están cerrados.