CUQUIS HERNÁNDEZ | NTRZACATECAS.COM
CUQUIS HERNÁNDEZ | NTRZACATECAS.COM

TEXAS. El gobierno federal de Estados Unidos declaró, este lunes, estado de emergencia en 77 de los 254 condados de Texas, tras la onda gélida que provoca que muchos techos de las viviendas se caigan ante el peso de la nieve.

De acuerdo con Rogelio Ávila, presidente del Consejo Nacional de Legisladores Inmigrantes en el Estado de Illinois (Conalim), Texas fue el estado más afectado por las bajas temperaturas que pusieron en jaque a los habitantes, pero también tuvieron afectaciones en Houston, Dallas, Austin y Waco: “ellos están muy afectados, sufriendo lo mismo que el norte de México”, es decir, Laredo y Nuevo Laredo.

Resaltó que el gobierno de Texas pidió a Joe Biden declarar estado de emergencia a todo Texas; sin embargo, sólo se logró que 77 condados entraran en la declaratoria.

Dijo que la gente sufre los estragos de la caída de nieve, pues generalmente no están acostumbrados y el gobierno no tiene el equipo de invierno como lo tendrían Illinois, Colorado o Nueva York para limpiar la nieve o restaurar de inmediato la electricidad.

Sin embargo, la buena noticia es que, ante la emergencia aceptada por el gobierno, quienes sufrieron pérdidas en viviendas y negocios ya pueden inscribirse en la página web para recibir apoyo.

Para mañana, informó, se tiene pronosticada otra tormenta invernal principalmente en Illinois, Nueva York y Colorado.

Crisis

Al término de la onda gélida de la semana pasada que azotó a gran parte de Estados Unidos, principalmente a Texas, los problemas no terminaron, sino que se agravaron, pues ante la falta de energía, los habitantes podrían estar consumiendo agua contaminada.

Además, las tuberías de agua se reventaron, generando tiraderos por doquier, inundaciones en escuelas y falta del servicio en las viviendas, entre muchos otros problemas.

El presidente de Casa Zacatecas Fort Worth, Texas, Francisco Álvarez Calderón, informó que ante las nevadas, por las que los habitantes de Texas permanecieron 190 horas seguidas padeciendo temperaturas muy por debajo de cero, no solo sufrieron por la falta de energía, sino que esto provocó que las plantas tratadoras de agua no funcionaran, por lo que el gobierno alertó a la población de hervir el agua antes de consumirla, al estar contaminada.

Trajo también diversidad de problemas a nivel doméstico, pues además de tuberías rotas, hasta el servicio de drenaje se vio afectado, ya que al no estar preparados para este tipo de frío y nevadas como otras ciudades, Illinois o Nueva York, incluso en las tiendas padecieron desabasto de víveres, ya que las carreteras se convirtieron en pistas de patinaje, por no contar con trocas especiales para retirar la nieve y por tanto, los camiones no llegaron.

Francisco Álvarez resaltó que todo esto ocurre en las ciudades de Texas, además de que los decesos se dispararon durante la tormenta invernal de un 15 por ciento hasta 45 por ciento, principalmente por intoxicación de monóxido de carbono.

Afirmó que ante la falta de eléctrica, los habitantes se quedaron sin el servicio de calefacción dentro de las viviendas, por lo que, para cubrirse del frío intenso optaron meter dentro de las viviendas anafres, incluso generadores eléctricos; otros más se subían a sus coches para calentarse, pero al mantener cerradas las cocheras murieron por la inhalación de monóxido “y murió gente de todas las razas”.

También se suspendieron las clases en las escuelas y, debido a la rotura de tuberías, muchas resultaron inundadas cuando se descongeló el agua, por lo que las actividades se reanudarán hasta este jueves.

Sobre las interrupciones de energía eléctrica, Álvarez detalló que la ciudad había determinado rotar las interrupciones hasta por 24 horas, pero no en todas partes se logró, por lo que muchos estuvieron hasta las 190 horas soportando temperaturas muy por debajo de cero.

En caso de la ciudad de Arlington, donde él, trabaja fue de las ciudades más afectadas y en su distrito conformado por 27 escuelas, todas tuvieron daños de inundaciones. “Nunca se imaginaba uno de pasar por estas circunstancias en nuestras viviendas, más en un país donde vivimos”, según se pensara, pero al no ser un estado donde haya nieve constante, no están preparados para resolver los problemas que ocasiona.

Incluso, resaltó, las habitaciones de hotel, de costar a 90 dólares la noche, su precio se disparó hasta 900 dólares; en los sitios de Internet por lo general siempre hay decenas de hoteles, “me metí por curiosidad y sólo había siete hoteles disponibles”, comentó. En total, dijo que, durante los cuatro días de mayor frío, la nueve se alcanzó a acumular en 33 centímetros de espesor.

Dada la ruptura de las tuberías, dijo que en las tiendas hay filas interminables en las que se especializan en la venta de herramientas, “en los pasillos no se puede caminar de tanta gente”, pero además, ya las tiendas están todas saqueadas; en tanto las de venta de víveres, las filas también son interminables para adquirir alimentos.

Ante el hecho, dijo que las tiendas tomaron sus medidas y en caso de víveres, sólo se está permitida la venta de productos, de uno o dos por persona para evitar la rapiña.


Los comentarios están cerrados.