Cuquis Hernández
Cuquis Hernández

Ni tan santos ni tan diablos, pero sí, todos hacen politiquería

 

Volvió la Sesión Permanente. Y volvió al estilo Omar Carrera, ese mismo morenista que enciende mecha con la afirmativa de que jura decir la verdad y nada más que la verdad. Corrían los asuntos generales, a los que fue el único que se inscribió. De inmediato echó el veneno como sólo él sabe hacerlo. Y llamó a Tello (Alejandro el gober) ¡mapache!, sí, mapache, repitió en dos ocasiones mientras gritaba la frase Tello mapache en todo el recinto sagrado fuera de micrófono.

Habló de una supuesta reunión a la que convocó Tello y unos 60 funcionarios, entre ellos el recién estrenado secretario general de Gobierno, Erik Muñoz, quien, afirmó Omar, recibió la instrucción de “mover” a todos sus funcionarios para marcarles línea en evidente apoyo a Claudia Anaya Mota, como aspirante a la gubernatura.

Mostró unas hojitas, según ninguneó Alexandro Esparza, en las que se mostraba a Claudia, a Enrique Flores y otros.

“Es verdaderamente escandaloso que se quiera utilizar un presupuesto para ganar una campaña electoral”. Habló de 30 mil millones de pesos que pudieran reorientarse a la campaña de la candidata, el uso de vehículos oficiales y el personal. Y mencionó que así fueron llamados Lula de la Rosa, Ricardo Lamas, Benito Juárez, Adriana Rivero y muchos otros.

Omar estaba realmente escandalizado, casi se infartaba y necesitaba echarlo pa’fuera, según sus expresiones por la situación que se advierte sí, muuuy escabrosa.

Les recordó a todos que ya se castiga con cárcel este tipo de delitos. “Les advertimos que los vamos a estar vigilando”, dijo. Y cual chiquillo que da chisme a su mamá porque le pegaron, dijo que además recurrirá a las instancias correspondientes. Exigió a Tello “el mapache” que deje de actuar como “jefe de la mafia” y de un grupo de funcionarios que todavía están a su disposición y merced.

Noooo, no, no, no, aquello se puso ‘very interesting’. Lo muy lamentable es que no preparamos las palomitas para disfrutar más rico el episodio.

Luis Esparza salió al quite. Lamentó que solamente mostrara ojitas de cualquier recorte y que no sustente su dicho a las instancias que corresponde. Se defendióooo, síiii. “No advierta, actúe en su denuncia” (tema de la peli Tiburón…. Tan-tan-tan-tan, tan-tan-tan-tan, tururú, tururú, tururú tururúuuuuu).

Luego le lanzó una contra advertencia: nosotros también estaremos muy al pendiente de los servidores de la nación que están condicionando la cuestión de los programas sociales.

Juna Mendoza el perredista de hueso colorado también habló. Parcialmente dijo estar de acuerdo con su compi Carrera. La revisión del recurso público debe ser escrupulosa y su uso en política no debe ser permitido, sí.

Recordó que también deben considerarse en esta revisadera con lupa, los dineros municipales; y le observó el pequeñísimo detalle a Omar, de que hace cuatro días, el viernes para ser exactos, estuvo aquí su dirigente nacional Mario Delgado y “raudos y veloces”, a plenas horas laborales acudieron -por cierto a un encuentro con mucha gente-, diputados locales, federales y presidentes municipales “a tomarse la foto”.

Y estuvieron, aseguró, no en lugares muy austeros, sino que hubo buenas viandas, buen menú y cuestionó de dónde salió el recurso. —Recordemos que AMLO así se sostuvo sus 18 años de campaña, sosteniéndose del erario público, diiicen las lenguas viperinas—. “De dónde se movilizaron los presidentes, de dónde las gasolinas”.

Por ello le pidió a Omar no manejar dobles éticas y, ya que estuvo en Guadalupe, de dónde salió la anfitrionería. Congruencia, le dijo, pues estuvieron en una reunión fifí. Por ello, pidió que “todos parejos” —aunque no coludos o rabones— pero tratarse todos con el mismo rasero y la misma vara.

Jesús Padilla afirmó que ya estamos en los tiempos, y sí. Aclaró que en la reunión no hubo grandes viandas y no sabe si fue muy fifí, pero le pareció muy descabellado que afirme que se manejaron recursos municipales (mmm). Aseguró que comieron trocitos de jamón, queso y agua mineral. Aaah miraaa que tiernos.

Y algo que muy gracioso dijo: Ya que se politizó la tribuna “qué bueno, pa’ eso estamos”. Ofreció cuidarse mutuamente las manos, los dedos, las uñas —y de pasito hasta la mugre que seguramente no será poca—. Pos guenooo.

Carolina Dávila pidió más prudencia. Omar, haz tu denuncia ante las instancias correspondientes si es que hay las pruebas correspondientes. Le recordó que esa corta distancia entre el decir y hacer se llama congruencia.

Y dijo lo que en el rancho todos sabemos, con la efervescencia de las campañas, por supuesto que nos tocará ver “pura politiquería”, así estamos acostumbrados, recordó, “es lo que nos gusta”, pero al menos pidió que por favor le lleven a la ciudadanía datos veraces.


Los comentarios están cerrados.